Cita Online

blog

 
Consejos
Viernes, 20 de Julio de 2018
 

Golpes de calor en la infancia: prevenirlos, reconocerlos y actuar

 
Redacción
 

Los niños y bebés son muy sensibles a los cambios de temperatura y cuando éstas suben se puede producir una situación grave que se conoce como golpe de calor, especialmente en los menores de 4 años y bebés. El equipo médico de Grupo IHP Pediatría nos indica las pautas que seguir para prevenirlos y actuar.

Golpes de calor en la infancia: prevenirlos, reconocerlos y actuar

Los niños y bebés son muy sensibles a los cambios de temperatura y cuando éstas suben se puede producir una situación grave que se conoce como golpe de calor, especialmente en los menores de 4 años y bebés. Aunque en la mayoría de las ocasiones se produce en días calurosos, también podría ocurrir a la sombra y en días bochornosos, húmedos. Por ello, lo mejor es disfrutar en estas fechas en la playa, en la piscina o en otros espacios al aire libre, siempre con precaución con los más pequeños de la casa.

La Dra. María José Lirola Cruz, pediatra y coordinadora del área de Docencia de Grupo IHP, comparte algunas explicaciones y claves para prevenir, reconocer y actuar ante los golpes de calor.

¿Qué es el golpe de calor?

Golpes de calor en la infancia: prevenirlos, reconocerlos y actuar

El golpe de calor o shock térmico es una elevación excesiva de la temperatura corporal (40ºC) originada por la exposición a altas temperaturas, por no estar adecuadamente hidratados o por la realización de un ejercicio físico intenso.

La exposición a temperaturas elevadas va a producir una pérdida de agua y de sal que contiene el sudor, mecanismo natural para disminuir la temperatura corporal. Cuando estas medidas termorreguladoras se agotan, se produce la hipertermia y finalmente el golpe de calor. Los niños menores de 4 años, y especialmente los menores de 1 año, son los más frágiles porque al tener menor reserva de agua, su temperatura corporal sube más rápido que la de los adultos.

¿Cuáles son los síntomas del golpe de calor?

Golpes de calor en la infancia: prevenirlos, reconocerlos y actuar

El golpe de calor es una urgencia extrema de tal forma que es muy importante su reconocimiento temprano y rápido tratamiento, puede llegar a producir consecuencias muy graves en un 10-30% de los casos. Por ello es importante conocer cuáles son sus síntomas y además la importancia de seguir una serie de consejos para prevenirla. Algunos de los síntomas son:

  • Deshidratación.
  • Mareos, desmayos, vómitos.
  • Agotamiento, cansancio y/o debilidad.
  • Dolor de cabeza.
  • Irritabilidad por el sudor en el cuello, el pecho y las axilas.
  • Calambres musculares.

¿Cómo actúo si mi pequeño presenta un golpe de calor?

Si tu niño o bebé presenta alguno de los síntomas que hemos señalado, te aconsejamos:

  • Lleva al pequeño a un lugar fresco y ventilado, o con aire acondicionado.
  • Ofrécele agua con frecuencia. Si es un bebé lactante, también el pecho.
  • No utilizar sueros caseros, existen en el mercado soluciones de rehidratación oral cuya composición se adecua a las pérdidas que el niño presenta. 
  • Quítale toda la ropa y dúchale con agua fresca.
  • Si está más relajado después de estas acciones, déjale descansar. 
  • Si no mejora con estas acciones, ve inmediatamente al médico.

Cómo prevenir los golpes de calor.

Golpes de calor en la infancia: prevenirlos, reconocerlos y actuar

Cuando vayamos a la playa, al campo u a otros espacios al aire libre en estas fechas de altas temperaturas, podemos prevenir los golpes de calor con sencillas acciones que, fácilmente, podremos convertir en hábitos:

  • Beber mucho. Ofréceles a los pequeños líquidos con frecuencia. Al bebé lactante, el pecho.
  • Comidas. Mucho mejor preparar comidas más propias de estas fechas, ligeras, frescas, a temperatura ambiente…
  • ¡A bañarnos! Seguro que también te duchas varias veces al día cuando hace mucho calor, pues lo mismo con los más pequeños. ¡Convierte el momento del baño en varios ratitos divertidos a lo largo del día!
  • ¡Qué nos gusta descubrir! Sí, nos encanta jugar y hacer muchas actividades estando de vacaciones, pero mucho mejor hacerlas más espaciadas en el tiempo. Trata de no hacer muchas actividades en el mismo día con los más pequeños.
  • Busca lugares frescos y ventilados para estar y descansar.
  • Ropita ligera, sí, gracias, y mucho mejor si es de algodón.
  • Precaución especialmente en el coche: no pases mucho tiempo en el vehículo o haz paradas si es necesario. Y sobre todo, no dejes a tus bebés y niños solos dentro, son espacios especialmente susceptibles para los golpes de calor.

 

En este sentido, puedes ampliar más información en el dossier de ‘Niños en automóviles y golpes de calor’ elaborado por la Asociación Española de Pediatría en colaboración con Mapfre. 

COMENTARIOS